martes, 19 de noviembre de 2013

Sin dinero



Dicen que en EEUU no se ponen de acuerdo con el presupuesto y que podrían estar en suspensión de pagos la próxima semana.

Yo estoy deseando que ocurra, y que arrastre a todas las economías mundiales. Que Europa se quede sin dinero, que Japón no pueda pagar a sus bancos. Que china deje de comprar el mundo a cachitos y que todo el dinero de los bancos centrales no sirva para nada. Que el oro deje de ser el patrón moneda. Y que nada ni nadie vuelva a amasar riquezas inmateriales.

Que las nuevas divisas sean la harina de trigo y para comprarla haga falta buscar agua en el centro de África.

Que el hierro pague el hormigón y que el trabajo sea la moneda para tener ropa.

Que la cultura la enseñen los maestros, los que ya han vivido.

Y me curen los que saben hacerlo con vocación de juramento.

Y que haga tanta falta ser feliz que se olvide la humanidad de alguna palabra como guerra y hambre.


Quizá el famoso trueque, que ya anda por el mundo, vuelva con más fuerza.