martes, 22 de agosto de 2017

Dans Le Noir Una nueva experiencia sensorial



Dans Le Noir

Una nueva experiencia sensorial. Una cena a ciegas. Una cena donde no tienes el sentido
de la vista, lo dejas en la puerta. 

Ya de por sí te retuerce el alma. Pierdes tu sentido más importante para encontrar el resto de los sentidos. Alguno que crees que no existía. 

Por partes. 

El sitio. 
No me sentí a gusto al entrar, lo vi falto de calor. Un decoración pobre y minimalista. Diría que justo de limpieza. El olor no hablaba muy bien. Del resto poco más. Dejas en una taquilla todos tus efectos personales, incluido el móvil, para evitar una foto, no en si por ella, sino por la luz. No puede ni debe haberla.  Los responsables. Bien, correctos, Julie nos recibió muy amable, nos explicó perfectamente todos los detalles, los más nimios, y los más importantes. Nos solucionó, gracias a la informática, el problema del bono de regalo. 

Los camareros.
Pilar, la camarera, invidente. Profesional total. El alma del evento, con un saber estar increíble, recordar los nombres de todos y en la situación donde nos fue colocando, algo que nos parece sencillo, pero que ninguno de nosotros hubiéramos podido recordar ni tan siquiera después de un rato de conversación con el resto de comensales. Y lo digo así por la forma en la que, sin comerlo ni beberlo, nos colocaron en una mesa alargada a todo el grupo, 10 personas desconocidas por completo, unas frente a otras, en una situación que puede ser incómoda para algunos. La colocación, lógicamente, es enfrentar a las parejas. 

La sala.
Nada que decir, en cuanto a cómo era. Imposible adivinar su decoración y distribución. Salvo lo que se puede sentir por el resto de tus sentidos. Sí tengo que decir una cosa, fue un momento agobiante por el calor. Pedí una explicación y la respuesta fue que el aire acondicionado estaba roto. Tengo que creerles sin más remedio, pero sí fue muy decepcionante la situación, demasiado juntos, dándonos calor, en una noche en Barcelona soporífera. 
Ya nos advirtieron del ruido. El exceso de ruido que producimos al hablar entre nosotros creyendo que el resto de comensales estaba a kilómetros. Llegaron hasta gritar. Demuestra que perdemos el equilibrio emocional con facilidad. Lo comparo cuando escuchamos música con los cascos y contestamos a una conversación hablada con un tono de voz tres veces más alto. 
Una experiencia muy personal que ya sabía y que siempre tengo por norma, es tener siempre, y en el mismo sitio cada uno de los elementos de la vajilla y cubertería No dudaremos en ir a por ella, recordamos su posición y distancia. Los vasos, copas o botellas pueden volar sin querer. 

La comida. 
No puedo decir nada de su presentación. Colocada en los platos de una forma correcta. Pero sí tengo que extenderme sobre ella en cuanto a la calidad y diseño. Entiendo que los alimentos son de primera calidad. En el olor y sabor nada que objetar. Pero si en qué tipo de comida nos ponen en esta primera experiencia. Para mí muy desacertada. Excesivo frito, rebozado, demasiado profuso en variedad de especies, que desde luego hacen de esta cena una liturgia de competición al acierto de lo que estás comiendo o bebiendo. Muy poca cantidad que cada uno de los platos. Más parecía un menú degustación combinando de cualquier manera. Un entrante en el mismo plato con tres elementos (me permitís que no diga lo que son por si alguno se atreve a probar esta experiencia) que podrían haber estado como segundos o terceros. Y segundo plato con cuatro elementos donde se combinaba el pescado, la carne y la verdura. Y un postre de difícil explicación. Helado, hojaldre. 

La bebida.
En nuestro caso vino. Tres copas diferentes de vino. Unos vinos de muy dudosa elección para el maridaje. Camuflados en excentricidad más absoluta, que ni el mismo somelier que los eligió supo, en una cata a ciegas, diferenciar un blanco de un tinto. ¿Y querían que unos aficionados a la mesa los descubriéramos? Vaya competición innecesaria. Yo voy a un sitio así a vivir una experiencia agradable. La calidad media baja con relación al precio. La excusa que da los responsables es el alto costo exigido en seguridad y en el personal. Imagino que no lo será en su decoración y mobiliario. Porque mesa de terraza, silla de plástico con agujeros, sin mantel, sin aire acondicionado pueden ofrecer mucho más de lo que dan. 

El precio
Caro, muy caro para lo que nos ofrecen. 

Los comensales que nos acompañan demasiado prudentes y diciendo al final que cuando empezábamos a cenar, lógico con la escasísima comida. Comenta la propiedad o responsables de la empresa que, en el precio, va incluida una cantidad de 14 euros por “el espectáculo”. No entiendo nada. ¿Qué espectáculo es cenar en una mesa, en estas condiciones?

Y ahora hablemos de, para mí lo más importante, la seguridad. Menos mal que mis diablos los dejé con mi mejor gintonic, felices y contentos, si a alguno le hubiera dado por portarse mal, la que podría haber liado. Un fuego, aunque pequeño, hubiera tenido consecuencias fatales. En ningún momento nos hablaron de sistemas de escape, de invención, de seguridad. Por mucho que digan que es uno de los mayores costos, nosotros no los sentimos. No quise, o no pude hacerlo público, en el momento de darme cuenta, ya sentado. Hubiera sido alarmante si me oyen. Así que opté por recordar ese maravilloso gintonic que les hice para que no se les ocurriera nada. Un fallo imperdonable.

Nos vamos con la cabeza dando vueltas, con una sensación contradictoria. La experiencia de perder el sentido de la vista me ha enseñado a descubrir ese otro sentido que "ver" cosas que no vemos con la vista. Yo podría decir que sabía las medidas de la sala al apreciar como la voz llegaba a las paredes. 
Si todas las deficiencias las mejora otro establecimiento, yo seguro que vuelvo a vivir esta experiencia.

Asensio Piqueras. 
19 de agosto 2017 a las 22:00



martes, 13 de junio de 2017

Susurrando Pensamientos

Susurrando
Pensamientos
Susurros
de la Nipa y 50 Pensamientos se funde en Córdoba.
Presentación
en la Liberia Luque el 9 de junio de 2.017

viernes, 2 de junio de 2017

50 Pensamientos, Poemas Íntimos en ONDA CIEZA

1 de junio de
2.017 50 Pensamientos se descubren ante Cieza en una entrevista que nos hizo
María Luisa Ortiz Páez para ONDA CIEZA.


jueves, 20 de abril de 2017

Y yo digo, ahora sí que toca.



En los informativos de ayer a nivel nacional y casi mundial diría yo, nos pusieron en la cara la noticia de un video hecho por Alicia, una niña de 17 años, del IES DIEGO DE SILOE de Albacete.

Este maravilloso video nos cuenta las 100 frases que proceden del texto publicado por Ro De la Torre en su blog. Estas frases son las que llevamos oyendo toda la vida desde que nacemos, por repetitivas hasta nos las creemos como ciertas y las usamos sin pensar en su significado real

Pues no, no son las frases que debemos oír. No son las frases que nos gustaría tener en nuestra boca, nos son las frases que debemos decirle a nadie, son las frases más machitas que he escuchado, y ojo que alguna o muchas ya las he pronunciado alguna vez. Pero dichas, todas, seguidas es cuando más me doy cuenta del efecto que producen en la mente y en la formación.

Las escuchamos en el ámbito familiar, privado, en la infancia. Y cuando trascienden al público, al profesional, al laboral es cuando ya están metidas en el ADN de nuestra vida. Ya nos hemos hecho machistas al más puro estilo.

Estoy leyendo en todos los comentarios en las distintas redes y diarios digitales, y no hay derecho a que, a esta chica, Alicia, a su instituto, a su director se les esté acosando, insultando, coaccionando, con exabruptos, por haber puesto en nuestros ojos, oídos, en nuestro corazón ese maltrato sutil y machacón de nuestra vida machita.

¿Quiénes se han creído que son para avasallar a esta chica?

Nos ha dado una lección a todos, sí a todos.

No podemos consentir los desmanes, los disgustos, las aberraciones que se están produciendo en contra de esta chica. Hay que protegerla, es una menor, es una niña, sí, una niña con un par de ovarios muy bien puestos, y que nos enseña cómo tenemos que comportarnos, como debemos educar y educarnos en la libertad y el respeto.

No voy a consentir, nos podemos consentir que estos intolerantes sigan campando por sus dominios.

Y como dice mi buena amiga: Ya está bien.

Y ahora o nunca.

Y yo digo, ahora sí que toca.

Asensio Piqueras


miércoles, 15 de febrero de 2017

Despierta



Deja que el espejo refleje tu vida llena de miserias. Nunca te viste en la cruda realidad. Ahora miras tu ajada cara, llena de arrugas y cicatrices de angustias. Vacía está tu habitación donde nunca descansaste y siempre dormiste. Escuchas tus llaves abrir tu puerta y miedo te da descubrir quién hay. El tiempo ya pasó de tu juventud libertina, besos desnudos sin calor de amor, deambulan detrás de tu puerta, y quién sabe si encontrarás voces de cariño, o de reproche, o de aliento, o de no hay nada.

Tu vida es lo que has hecho. Tú miras tu espejo. Tú miras quién eres. Y miedo te da de ver lo que eres. Buscas los pasos atrás. Y tropiezas en los tuyos. No hay camino de vuelta, hay que mirar sin piedad. Saber que cada error es una cicatriz que te mira con dolor. Las lágrimas solo son agua que mece tu canoa, tu pasado es la estela de agua que se fue borrando lentamente a tu paso.

Enfréntate a tu espejo. Mira tu cara, deja que tus ojos se vuelvan niños, descubre la manta de tu cabeza y llora dulcemente. Añora tu nacimiento, vuelve a tu principio, busca el pezón de tu vida y vuelve a empezar. Nunca es pronto y nunca es tarde. El tiempo solo es una cuarta dimensión a la que podemos jugar. Atrás y a delante. Aquí y ahora. Nunca o siempre. Escucha tus voces, oye tu conciencia, siempre en tu oreja, haz caso al espejo. Hazte caso por favor.

Despierta de tus heridas abiertas que sangran de rojo salado. No se curaran con solo quejarte, del dolor que rajó tu corazón. Deja caer, gota a gota, esa sonrisa que en tu vida viste en aquel espejo.

Limpia el vaho de tu agobio, retumban las risas en el alma vacía llenándola para encontrar tu rostro olvidado. Alivia la pena con el paso del tiempo, minuto a minuto anda tu desconsuelo alejándose rastreramente, huyendo de tu esperanza que lenta e inexorable llega.

Cura pero no olvida. Despierta ya. Repinta tu vida de aroma de almohada y endulza tu corazón de esencia de amor.


Despiértame corazón 

miércoles, 25 de enero de 2017

Paliza a una chica de 19 años



Esta mañana escucho la noticia de una agresión, luego diré mi opinión muy explícita, de una chica en Murcia, en la puerta de un bar en la zona de Santa Eulalia, lo de menos es la zona, lo de menos es el sitio.
Esta agresión se produce a la puerta de un local de copas, donde una chica de 19 años, al parecer con una pulsera con la bandera de España en la muñeca, es agredida brutalmente, este adverbio es de mi cosecha, por una banda de violentos políticos, esta frase también es de mi cosecha, dándole una paliza histórica, llena de patadas, puñetazos, zarandeos, empujones, tirada en el suelo ya.
Descrito el hecho, y todos lo podéis comprobar, no hago más que relatarlo, el vídeo lo tengo ahora mientras escribo en el ordenador, solo me cabe una reflexión. Me indigno por una sola cosa. ¿Dónde están las feministas defendiendo la igualdad? dónde se encuentran todas las personas que defienden la no violencia? ¿Dónde están las protestas de los políticos? ¿Quién defiende a esta chica?
Una bandera en una muñeca no es motivo para esa paliza.
Bien es cierto, que la violencia de izquierda es más tolerada que la de derechas. Y eso aún me enfada más. ¿Igualdad? Nunca. No la conseguiremos nunca callando.
Los agresores, ¡ay los agresores!, 15 en un principio, 9 delante de un juez, 1 solo en la cárcel, 3 con solo la prohibición de distancia a la chica, 500 metros y el resto, 5 de ellos, libres sin cargos.
Indignado estoy hasta lo más hondo de mi alma. Tanta violencia es el marido que le clava la rodilla en la barriga de una mujer embarazada como la agresión descrita aquí arriba.
En qué país estamos que cerramos los ojos ante el miedo, qué clase de persona es capaz de callar ante esta agresión.  
Yo me revelé el día que lo escuché, yo me indigné el día que vi el vídeo y ya lo hice públicamente a quien me quiso escuchar, pero me parece poco y por eso ahora me permito en decirlo públicamente ante todos. Solo es de mi interés de que siempre, digo siempre, que veamos esta violencia la repudiemos, la señalemos y no nos hagamos cómplices con nuestro silencio, que solo demuestra la indiferencia y la falta de compromiso.
Y como dice mi querida amiga: Estamos en contra de la intolerancia a las ideas de los demás y un intento de coartar la libertad de otro individuo (me da igual su sexo). 




lunes, 2 de enero de 2017

La mató


No sé muy bien por qué lo hizo, no estaban nada claras sus intenciones. Probablemente, ni él mismo lo sabía. Una sin razón le llevó a aquel destino incierto. La neblina de su mente confundía sus ideas, o simplemente las dejaba sin precisar. Estaba convencido de su realidad, que las cosas eran así y no deberían ser de otra forma.
Abandonó su seguridad, salió al campo de batalla, cruzó el umbral del respeto, se adentró en la línea enemiga, saltó en la intimidad de ella, anuló su mente, venció su guerra y mató su amor.
Deja un reguero de odio por el camino de vuelta. La insensatez de su vida, destroza la de ella, las de ellos, la de todos. Vence su hombría, vence su razón, vence su necedad, vence su rabia, vence su fobia.
Ahora es piel de oruga, ahora es hiel de veneno, ahora es el desprecio de todos, ahora no es nada.
No has tenido que nacer, No has tenido que vivir, No has nacido para matarla.
Estás, estarás y no saldrás.
Y como dice mi buena amiga: “Duro, claro y bueno”.