lunes, 23 de diciembre de 2013

Palabras con Sentido


Amor, quiero, verso, poema.
-Si, siempre, ahora, ya, voy,
-Beso, recibo, guapa, bonico, dulce, alegría, risa, vida.
-Gracias, corazón, mira, ves, fuerza,
-Poderoso, abrazo, aplauso, curioso, regalo, da,
-Doy, día, sol, luz, verdad, caliente, sabroso, cálido, más,  necesidad, cariño, conversación, escuchar, oír.
-Tiempo, paciencia, piel, sensible, pecho, tuyo, mamá, abuela, amigo, hombro, regazo, duende, campanilla, familia, todo.
-Ayuda, vamos, arriba, sigue, simpática, preciosa, sentido, agradable, 
-Bienestar, natural, bondad, brillo, éxito, siglo, vocación, compromiso, enlace, paso, nombre, contorno, comida, sed, agua, subir, trabajo.
-Solución, privilegio, orgullo, desnudez, mar, maestro, payaso, patria, flor, hábito, carácter, destino, siembra, cosecha, medita, perdona, brilla, ríe, baila, sabiduría, proyecta, ilusión, orgullo, resistir, miel, flor.

-Jugar, leer, admiración, deseo, sexo.

viernes, 20 de diciembre de 2013

Cadenas de Piedra


¿Qué necesidad tiene el hombre de hacer algo en su vida con el solo sentido que otros, mucho más tarde se pregunten la razón por la que lo hizo? ¿Qué razones llevaron a los artesanos del Medievo a pensar en tallar en la piedra una cadena de eslabones macizos y sin fisuras entre ellos, con el solo sentido práctico que adornaran una pared exterior del ábside de una catedral? En este caso la de Murcia.  
Siempre me pareció una obra perfecta, de una originalidad total, de un trabajo de talla sin igual. De trabajo infinito, de paciencia y de técnica. De obtener esa cantidad de piedra en bloque y cortarla de tal forma que su trabajo se viera recompensado con el éxito. ¿Cuánto tiempo tardó, cuantas manos intervinieron, como la trasladaron, se le rompió alguna vez?  
Me he preguntado muchas más cosas sobre ella. 
Pero para mí solo por ornamentar esa edificación no tiene más sentido que el que le diera el artesano. El escultor. Y eso es lo que me gustaría entender. ¿Cuál es el fin de una obra como esta. La de ensalzar sus habilidades? ¿La de ensalzar la figura de algún noble de la época para mayor gloria? ¿Comprobar que somos capaces de realizar cosas más allá de nuestro entendimiento? ¿Qué podemos superarnos siempre?. ¿Qué somos capaces de hacer mucho más de lo que creemos?  
No sé que fue. Que motivo tuvo. Por más que he investigado todo son conjeturas. Y quizá esa fue la razón de que la esculpiera. 

La que ahora este yo haciéndome esas preguntas. Y creerme que soy capaz de hacer cosas que nunca me hubiera imaginado que podría hacer. 

martes, 17 de diciembre de 2013

La locura del amor



La locura del amor, crea la magia de la libertad.
El corazón y la mente hacen que el cuerpo disfrute del sexo
Por lo que al corazón lo volvemos loco, y la magia cambia la mente,

Hacen que el amor y el sexo en el cuerpo sean libres.

viernes, 13 de diciembre de 2013

Terminó


Cuando oigo tus letras
Cuando siento tus palabras
Cuando percibo tus sentimientos
Cuando escucho tus lamentos
Vuelve los malos recuerdos
Llegan huecas tus promesas
Abrasan tus propuestas
De los días ya vividos
Todo se acabó
El día que salí
Nunca más volví
De algo que ya terminó


miércoles, 11 de diciembre de 2013

Singular


Hace mucho tiempo que ya deje de ser yo. Aunque creo que muy pocas veces lo fui. Por mi niñez yo era el hijo de, o el nieto de.
Unos años y no demasiados, tuve consciencia de qué es lo que me estaba pasando. Buscaba mi singularidad, necesitaba encontrarme a mí mismo y demostrarlo. Quizá por ese espíritu de rebeldía de la juventud y de inconformismo que conlleva el cumplir años y entrar en esa dinámica de los recuerdos. Antes ni eres mayor, solo cumples años y te vuelves esponja de vivencias. Y ese día tomas conciencia que vuelves la vista atrás y revives lo ya vivido. Ese día si buscas tu independencia de los ancestros. Busca que te digan que tu eres tú. Y ni el hijo de. O el amigo de, o el primo de.
Pero casi sin darte cuenta, la vida te coloca demasiado rápido en su justo punto. Has tenido un década de ese yo soy yo. Y ahora empiezas a escuchar y de tus propios colegas de vida, los de tu quinta, los de tus propios años que te dicen tu eres el padre de, o tu eres el hermano de.
Vuelves al principio de la vida. Vuelves a querer buscar de nuevo tu unipersonalidad. Quieres ser de nuevo tú. Sientes que tu madurez ya esta encima y que tu experiencia da una visión distinta a tu vida. En esos años de rápida veteranía y de crear algo por ti mismo, dejaste el ya reconocido yo también soy yo. Da un nueva visión a tu forma de ser tú. Miras en lo que has hecho. Y disfrutas de tu obra. Disfrutas que ahora te digan tu eres el padre de. O la madre de. Qué más da.

Te has reconocido a ti mismo. No has necesitado de otros para sentirte orgulloso. Por ti y por tu obra eres tú siempre 

martes, 10 de diciembre de 2013

Un Copo de Nieve


Realmente no sé cuándo comienza mi vida. Ni cuando muero o cuando nazco.
Creo que empieza en el lago de la laguna de La Mata. Allá por el mes de agosto. Sé que el clima es excepcional. Mucho calor. Allí se llenan las salinas en el invierno para que el sol me vaya evaporando. Cuanto fuego hay a veces. Parece que quema el agua.
Una tarde de calima asfixiante alguien me dió un codazo.
-Te toca. No tardes antes de que refresque, tienes un largo viaje.
Y así. Sin más, salí de aquella laguna. La primera impresión fue la belleza del sitio. Justo al lado, estaba ese gran mar azul. Y al fondo el horizonte que lo unía al cielo radiante. Solo esa línea imperceptible era su unión. Y junto a él esas rocas donde seguro descansará el autor mirando su alma.
Subí y subí sin parar, el calor era cada vez más sofocante. La ascensión rapidísima casi no me dejaba percibir el maravilloso paisaje que se dejaba a mis pies. Tan desconocido para mí que solo me hacía abrir la boca de sorpresa. Alguno de mis compañeros, ya avezados en estos viajes, me contaban las maravillas de esos sitios por los que pasábamos. Grandes montañas, extensiones de tierra desérticas, concentraciones de viviendas de los humanos. Verdaderas panorámicas del mundo.
Y sin esperarlo, un viento huracanado nos hizo estremecer a todos. Nos arrulló en su cuerpo y subió a los cielos hasta llegar a perder la luz del sol. El frío se adueñó de nosotros, aires gélidos nos desplazaban sin sentido de un sitio a otro. De arriba a más arriba. Sin saber hasta dónde podíamos llegar. Llegamos a sentir la angustia del momento. El desconocimiento de todos nos había temer por nosotros. Nunca nadie llegó tan alto. Y con este frio tan intenso.
El viento cesó de golpe. Nada se movía. Y nosotros muy juntos unos a otros nos dábamos ánimo para adivinar lo que nos esperaría a partir de ahora.
Lentamente nos fuimos transformando. Nuestro vestido iba cambiando. Dejábamos la vaporosa seda por los preciosos cristales transparentes. La suavidad de las arrugas cambiaban por las lindas aristas estrelladas. El color casi blanco inundaba nuestras galas maravillosas.
Ahora recordaba mi primer pensamiento. El calor de La Mata. Y que frío hacia ahora. Pero no sentía nada malo. Era como si mi existencia fuera esa, de pasar del calor más intenso al frío perpetuo. Qué vida tan extraña y bonita la mía que permitía tener todas las experiencias de la vida en tan poco tiempo. 
Y cuándo menos lo esperábamos de nuevo el viento, una vez más en movimiento, una vez más arriba y ahora abajo también. Velocidad inusitada. Casi provocadora de sensaciones aun por vivir. Descenso vertiginoso hacia la tierra. Que por segundo se acercaba a nosotros viéndola desde la distancia. Pero no, éramos nosotros quienes nos aproximábamos a ella. Que pasaría ahora?
Uno de los más antiguos comentó que llegábamos ya a nuestro final del viaje. Pero dejó en suspense cómo sería. Habría que disfrutarlo una primera vez para sentir esa fascinación.
Por fin el viento calmó. Los aires se volvieron brisa y el frío aterido abandonó su puesto dejando un ligero calor.
Caímos casi cogidos de la mano. Nos mirábamos asombrados por el cambio de vestidos. Ahora éramos estrellas de cristales brillantes llenos de dibujos preciosos. Uno a uno nos posamos lentamente por los sitios más curiosos, y el mío fue el más maravilloso. Un precioso abeto lleno de regalos de navidad que unos niños habían adornado. Sus ojos brillaban tanto como yo. Y unas lágrimas recorrieron mis aristas. Pensaba que mi fin seria ese. Ver la felicidad de esos ojos de niño. 

O no......pero esa será otra historia. 

lunes, 9 de diciembre de 2013

Muérdago y Acebo


Pelea extraña entre Muérdago y Acebo. Riñas por supervivencia en el tiempo. Imposición de dogmas y criterios. Verdes y rojos. Druidas y demonios. Sacerdotes cristianos y religiones paganas.
Pelea sangrienta entre el rey Roble contra el rey Acebo, por imponer el frío crudo del invierno sobre el calor plácido del verano. Y todo esto sin llegar a los gélidos días de guerras fratricidas entre los señores de esta estación. Acebo y Muérdago.
Pero qué más da, un rey Acebo que un rey Muérdago. Son dos bellezas que solo nos hablan de recuerdos y añoranzas. De Navidad y nieves. De cariño y amistad. De ilusiones y amor. De tristezas y penas. De vida y muerte. De esperanza de calor.
Que el Acebo de rojos y el Muérdago de blancos, es su única distinción.
 Son verdes todo el año y aguantan los calores y los fríos. El estío y el agua. No hay sacerdote galo, ni sacerdote romano, que nos quiten la complacencia y el gozo de tener al muérdago y al acebo por compañía esta navidad. 

jueves, 5 de diciembre de 2013

La ventana Indiscreta


Desde su ventana indiscreta tecnológica divisaba a diario todo lo que ocurría en su barrio. Cada día más grande. Los vecinos iban y venían sin parar.
La casa de su izquierda era de tres pisos con dos viviendas por planta. Desde una familia con tres niños ya terciaditos a un despacho profesional de abogados, aunque aún no estaba seguro de ello. Tendría que estar más atento a los me gusta que ponían. Algo raro, dos mujeres con el mismo criterio en Facebook no era normal.
En el edificio de enfrente, en su local de abajo, un restaurante de tronío con un chef loco por la comida innovadora de excelente calidad y una segunda pasión por las últimas tecnologías de la comunicación.
La vecina del primero, separada y con ganas de encontrar una pareja que la mimara, había soledad en sus escritos y en las fotos con mensaje que colocaba.
Dos funcionarios, pareja ellos. Que con trabajos dispares en sus horarios utilizaban la misma ventana para cotillear las vidas de su barrio. Uno de noches y la otra de día. Pensaba alguna vez que pobre ventana, tanto trabajo sin dejarla enfriar. Ardería por calentura total.
La segunda, una madre separaba con más problemas económicos que reales en su cabeza y tiempo suficiente para hacer y deshacer líos y entuertos.
La última vivienda un parado frustrado en el romanticismo que solo provocaba en las ventanas necesitadas ansias de libertad pero que con el tiempo que tenia no inventaba, pero copiaba lo de otros con la maestría de los chinos. Era el medio rey del barrio.
Algún soltero de oro circulaba por las aceras pavoneando sus encantos materiales de fotos y pinceles, buscando créditos y reconocimientos de todas aquellas que faltas de ilusiones propias querían vivir de sueños de El Principito.
La casa de la derecha habitada por el matrimonio de toda la vida y que no llevaban vida. De hijos libres de responsabilidades cada uno a lo suyo, sin más que buscar sus anhelos por debajo de las camas. Y en la ventana de películas y de amores de otras tierras.
Y claro cuando todo se mira y todo se enseña al final se sabe a qué hora entra y sale del sueño de la vida. Y los me gusta y no me gusta que le pongas me gusta a lo que yo le he puesto me gusta, solo lleva a que los me gusta, sean las discordias más graves del barrio virtual. Las ventanas indiscretas echan humo, salen rayos, encienden fuegos fatuos, rompen comunidades y crean enemigos viscerales por los malditos me gusta, sin ser me gusta.
Cotilleo la vida de todos. Veo las guerras fratricidas, no son hermanos de sangre, pero eran hermanos de amistad, y el me gusta maldito ha cambiado mi barrio de caña, tapa y tertulia por la ventana indiscreta tecnológica que espía a qué hora me enamoro del pavo real, en qué momento el culo del actor sale en la tele, cuando vuelvo de negociar la hora de recogida de la nieta del hijo separado, de la cantidad de monedas que me quedan en el monedero o de la comida diaria que como en casa.

Esa ventana indiscreta tecnológica que rompe la vida de mi barrio con me gusta, ya no me gusta

lunes, 2 de diciembre de 2013

Crueldad Infantil


Entiendo que los locos bajitos son crueles hasta extremos odiosos. Produciendo en muchos casos, más de los deseables, consecuencias irreversibles. Y llego a pensar en el suicidio. Estudios sesudos de psiquiatras, pedagogos infantiles, y técnicos en la materia, ni saben dar con la fórmula o no hay manera de poder reconducir la mente de los jóvenes de esas edades, en algunos casos con tres años ya actúan con crueldad extrema. Si la hubieran encontrado, estoy convencido que disminuiría a casos puntuales.

Algunos educadores o padres, quizá no pocos, tienen una idea de reconducir las actitudes de los hijos a que vivan en su carnes, las misma crueldades que les aplican a sus amigos o amigas. Haciéndoles pasar por las mismas humillaciones, riéndose de ellos. Provocando la vergüenza en sus propios amigos interviniendo en sus redes sociales. Obligándoles a vestir con las ropas más ridículas de las que ellos mismos critican. Hay casos de imponerles a llevar aquel famoso letrero de nuestros profes: "soy burro". No sé si en aquellos casos valía el escarmiento, pero sí recuerdo que la crueldad que yo viví en aquellos años no llegaba a los casos de ahora. De un acoso mortal. En cambio si tengo la sensación contraria.

Nunca sabremos, a mí nadie me lo ha demostrado, que aquella humillación educativa de los educadores, y hasta los padres, fuera negativa o dañina. Humillar por humillar no me gusta. Nunca lo haré. Pero las formas de educar pueden tener caminos extraños que nos llevan a un buen fin. Como tampoco entiendo el castigo o la humillación del tortazo. Pero aseguró que una torta a tiempo es a veces mejor que cualquier desprecio humillante.


Y ante todo educar con el mayor cariño y amor posible. Padres y educadores. Nos verán como lo que somos. Alguien que enseña la vida. A vivir. Y a valerse por una misma 

domingo, 1 de diciembre de 2013

Discurso presentación Libro COSAS DE MI CABEZA


He intentado oír vuestros silencios, escuchar vuestras palabras en los comentarios, sentir vuestras emociones en los chat privados.
He aprendido a observar un artículo de forma distinta, a resolver los dilemas de mi mente.
Os habéis hecho protagonistas de cualquiera de los relatos de forma exclusiva.
Y donde están escritos?, en cualquier sitio y momento, donde la ilusión afloraba a mis dedos para escribirla. Con el móvil, la BlackBerry se ha hecho con la dura tarea de la pluma de Cervantes, como cambian las cosas.
Andando, en la cama, en una cafetería, en varias. Una tarde de gintonic, un disgusto de la tele, una noticia que nunca quise sentir.
Una llamada desgarrada de auxilio, un recuerdo de la niñez, una vivencia de tu juventud, el saludo de una fiesta. El cambio del tiempo, el cambio de humor, el cambio de amor, te quedas sin amor. Hoy ya tengo amor.
Una soledad no querida, un roca de apoyo, una camino lleno de líneas y semillas.
Cualquier cosa me ha servido para trasmitir mis locuras. He hecho que un taburete hable y que un libro sienta tristeza. Que una nota musical le aplauda a su público o que un tapón sirva para hacer un segundo feliz a una amiga.
Cómo dice Paco, todos tenemos cosas en la cabeza y yo he cometido la osadía de juntar esas locuras en sílabas.
No es una autobiografía pero si una biografía de todos. Os he retratado desde dentro, desde esa parte que no se revela  en el papel fotográfico pero si en el folio en blanco.
Las tecnologías de los blog, de la informática nos puede, nos convence, nos arrastra y nos engancha. Ahora tenéis lo que Gutenberg buscó, la Biblia en papel. Ehhh. Que esto ni es la biblia ni Paco Gutenberg. Pero si que nos gusta volver al papel alguna vez.
Habéis leído casi todos, todos los relatos. Y aún así estáis aquí para llevaros el libro.
Lo mío es devoción por que sigan saliendo estas locuras. Pero lo vuestro es de admirar más. O sois unos lectores empedernidos o de verdad es que estáis aquí para ayudarme a seguir escribiendo más cosas.
No puedo agradeceros bastante todo. Solo con intentar haceros más protagonistas de los siguientes relatos. Y os aseguro que ya hay muchos más escritos.
Y ahora me gustaría leeros una cosa escrita hace mucho pero que viene al pelo en este acto. Pero como a mí lo de leer ya lo estáis viendo el desastre, quisiera una valiente que lo hiciera por mí. Os lo merecéis y además también es un pequeño homenaje a quien se atrevió al desafío que le lancé de que escribiera el prólogo.