domingo, 28 de diciembre de 2014

El Amor te Elige



Sus miradas sabían expresar sus sentimientos, transmitían su complicidad y sus ilusiones. Se veían poco, encuentros fugaces, pasillos llenos de gente. Entradas en ascensores atestados. Pocas palabras, muchas sensaciones en sus ojos. La vida cotidiana era bonita y dura a la vez. Los días eran eternos y efímeros otras veces. Siempre al contrario de lo deseado. Tan cerca y tan lejos. Juntos en el mismo edificio, aquel grandioso hospital. Unidos por una misma oportunidad de servicio a los demás.
Sus vidas personales eran muy complicadas. Y la necesidad de no implicarse en otras por hacer sufrir, llevaban al efecto contrario en élla. Cuanto más se apartaba, más lo deseaba. Notaban que sus corazones vibraban pero no en la misma sintonía que necesitaban.
Pasan los días. Las miradas frustran. Las vibraciones son de sinfonías lentas y de notas tenues. Ya no explotan en óperas de Wagner. Se distanciaba el amor. Ese amor que te llega sin que lo busques.
El dejó al amor antes de hacerla sufrir. No quería implicarse en vivir junto a ella, hasta que su cáncer le diera una esperanza cierta o un fin seguro.

Nunca se sabe cómo reaccionamos ante el amor hasta que no lo vestimos a nuestro gusto.  

jueves, 18 de diciembre de 2014

Duerme en tu almohada



La palabra fin, al final de mis relatos me deja un vacío enorme. Es una sensación de poner todo lo que hay en mí en ese relato. Me dura unas horas hasta que por fin recupero la sensación de haber puesto lo mejor en esas sílabas. Me salgo fuera de mi. Me observo, me analizo y me mando la energía pérdida en el esfuerzo de la escritura.
Ahora es cuando ese relato, que ya está escrito, pertenece a los demás. Ya no está en mi. Es más, no me gusta releerme, no me creo que yo escriba esas cosas. Parece que otra persona dentro de mi es capaz de hacerlo, siento que nunca las hubiera escrito. Algunas de mucha calidad. Otras menos. Pero todas con la máxima imaginación. 
El relato está terminado. Hay muchos ya. Pueden ser un libro. De hecho ya hay uno terminado y en manos ajenas y amigas siempre. Un libro siempre es un amigo fiel. Nunca te abandona. Es más, es abandonado muchas veces pero cuando menos te lo esperas o cuando más lo necesitas, vuelve a tus manos casi sin darte cuenta. Lo has leído. Te ha gustado. O no. Lo dejas en un sitio, casi siempre donde debe estar. Otras en cualquier lado.
El libro no termina con su lectura. No acaba dejándolo en un estante o en un cajón. El libro siempre está. Siempre anda dentro de ti. En su rincón. Durmiendo en un letargo. Y casi sin darte cuenta un día se despierta y vuelve a tus ojos. Vuelve a tu cabeza. Recuerdas algo. Algo en ese momento de tu vida recobra vida. Ese es el libro. El que siempre te acompaña. El que te ayuda, el que te enseña, el que aconseja, el que te apoya. El que te hace vivir tus sueños. El que te lleva donde nadie llega. Te ama, te enfada, te hace llorar y reír. El libro no se acaba con la palabra fin.

El libro siempre duerme en tu almohada. 

lunes, 24 de noviembre de 2014

Las señoras de la calle




Diario de cafetería. Lunes primer café. Ricardo va y suelta de golpe -oye os acordáis de Carmen? Pues la vi el otro día con Arturo. Llegó a mi despacho y me dió dos besos y no me callé. Le pregunté si es que estaba ahora con Arturo por que el chico con el que estaba saliendo es Carlos, mi chófer. Me quedé alucinando porque ni afirmaba ni negaba.
- Pues creo, dice Inma, que ahora trabaja en Simano. Y esta liada con aquel que tenia tanto dinero.
-Pues con la edad que tiene juega a tener a uno con dinero y a otro para pasear.
- Pues Ana más todavía. Se presentó en la panadería con un vestido blanco casi transparente y yo con mi hija le veía hasta el tanga rojo. No es por cotillear, pero estas cosas nos dan vidilla.
Después de tanto tiempo donde las Señoras de La Calle, sabíamos obras y milagros de todo el barrio. Por nuestras tiendas, la corsetería de Carmen, el estanco de Luisa, el bar de Manoli, la lotera Juani, y mi exclusivo café se nos contaban todas las historias de medio mundo. Cuando no nos traían a un jefazo de la política, nos venían con un alto cargo de la jefatura de policía o una alta autoridad de la empresa nacional, algún artista de lis pata negra, un cantante de última generación de esos que se chupan hasta los huesos.
Y los fines de semana a pasar lista a todos y todas lis que desfilaban por nuestros negocios. Los viernes por la noche, todos salvo en vacaciones y fiestas de guardar, nos íbamos a cenar y a tomar una copa tan a gusto. Siempre caía algunos de los parroquianos más alegres, de esos que tienen buena conversación de mujeres y nos siguen las bromas y chistes. Ricardo de los habituales, era más mujer que hombre muchas veces y que no se malinterprete. Pero tenía ese punto femenino más agudizado que otros. El comadreo era nuestro desahogo semanal. Nos poníamos al corriente de todo lo que pasaba a nuestro alrededor. Que personaje nuevo llegaba, que macizo estaba por la ciudad, el cantante que se tomaba el aperitivo con alguna que no correspondía. Los que venían de estirados e intentaban ligarnos alguna de nosotras.
Total unas risas y un rato de asueto. Pero el tiempo, cruel a veces, nos hace dejar las buenas costumbres. Al principio, que si Carmen tiene pareja y ni podrá venir, que si el marido de Juani ya se mosquea, total un viernes ya no quedamos y al siguiente faltan dos y luego un mes sin vernos todas. Y luego pasa un año. Y al final forzamos una cena para navidad. Pero nuestras cara son el espejo de la de enfrente. Y se me nota en su cara como ando ya. Las risas crean unas extrañas raya alrededor de los ojos y no me lo explico.
Y ahora nos conformamos con que un buen cliente de siempre nos altere la monotonía con algún chisme con fundamento. Aunque sólo sea por lis buenos recuerdos.

Los años no pasan igual para algunas. 

LIBERTAD


Sólo el que sabe es libre, y más libre el que más sabe... Sólo la cultura da libertad... No proclaméis la libertad de volar, sino dad alas; no la de pensar, sino dad pensamiento. La libertad que hay que dar al pueblo es la cultura.
(Miguel De Unamuno, escritor)

Asensio Txentxo Piqueras
Mucho que discutir con don Miguel de Unamuno. La cultura y el saber dan libertad. Pero ¿Es más libre un catedrático que un pastor de las Hurdes? La libertad se consigue pensando y razonando las cuestiones que tu conciencia te vaya creando. Y obrar en consecuencia. ¿Se es más libre por tener más conocimientos, más cultura? La cultura es también el conocimiento del propio entorno, de tu medio de vida, de tu propio carácter. No eres esclavo de nada ni de nadie, salvo de ti mismo. Que tu sí que te atas, te amarras a tus miedos y a tu mediocridad. Eso sí te hace ser cautivo. Ahora implica la responsabilidad de la elección, del bien o del mal, pero aquí no quiero entrar en disquisiciones teológicas. Tu libertad está dentro de ti. Solo tienes que juzgar y conocer más lo que te rodea. Serás siempre libre para elegir lo que tienes que hacer. Tus alas te las das tú.
La libertad que hay que dar a un pueblo es la opción de que pueda decidir por sí mismo que es lo que quiere, sin coacciones de ningún tipo. ¿O es que el Sr. Unamuno tenia la propiedad de la libertad y la daba a su antojo?  

¿Quién da la libertad, la cultura o cualquier otra cosa que nos haga más libres?   

domingo, 23 de noviembre de 2014

Chef



Desesperas cada vez que ves la hora en el reloj, solo varían las cifras de los minutos. Cada vez el mismo sueño, que siendo un soniquete, va formando una estructura con aparente lógica, formas que huelen, miradas que crean sensaciones.
Algo se crea con racional prudencia. Destapas tus párpados y miras la luz. Ya es de día, ya puedes comenzar, ya tienes idea de lo que quieres y como lo quieres. Quizá no salga, con en el último sueño lo viste terminado pero sabes qué pasos has de dar.
Has visto completado lo que aun no has empezado. Es como ver al David dentro de un cubo de mármol. Tu sí lo tienes. Ahora a quitar y poner hasta conseguirlo. A la compra lo primero, al mercado buscando las delicias del campo, la huerta y el mar. Verduras, carnes y pescados. Sales y azúcares. Aromas y perfumes. Cazos y sartenes. Fuegos y hielos. Caldos y salsas. Cuchillos y cucharas. Lágrimas y risas. Van forjando el último sueño en la delicia que presentarás. Una mesa, un mantel de hilo, un plato blanco, unos cubiertos y unas copas.

El comensal llega, se sienta, huele, mira, toca, escucha y saborea el sueño realizado. Un día de angustia, horas de trabajo, expectativa suscitada y la satisfacción de tu obra hecha a tu gusto. Todo el esfuerzo recompensado con la mirada que te dirige el comensal. Total complicidad  entre el sueño y el ensueño que le creas. Satisfacción total. 
El plato de comida soñado es ahora deseado por todos. 

viernes, 21 de noviembre de 2014

Inseparables



No hay nada peor que vivir solo, bueno sí, vivir solo y sin libertad. Nazco en África, donde la luz, el sol, el aire y la naturaleza son mi vida. Nunca hemos estado solos.
Nuestra vida es una pasión de amor en nuestra especie, llena de colores y sonidos. Ya lo dijeron los griegos, amor de ave. Pero no solo por mi nombre sino por mi vida. Soy un inseparable empedernido. Nadie como yo para estar junto a mi amor, y nadie como ella para quererme tanto que pasamos más tiempo unidos que volando.
Por lo que ya os he contado deberíais saber que soy y quién soy. Vivo en libertad atado casi a mi pareja, acurrucado en ella y ella en mi, nos acicalamos continuamente nuestros coloridos vestidos. Nuestra casa está hecha entre los dos, en los sitios más altos de las ramas. Y no en los huecos oscuros como hacen nuestros primos. ¿Y comer? Casi de todo lo que nos dan los vegetales, nuestros compañeros de vida. Nos dan sus frutos, sus semillas y las partes más tiernas.
No os he contado todavía muchas cosas curiosas. El vestido es de tantos colores como el arco iris. Del rojo, amarillo, verde, azul, marrones, y mezclados. ¿Quién puede ir mejor vestido que nosotros? Somos tan inteligentes como nuestros parientes las Cacatúas. Y aún que no hablamos como los primos segundos, los loros, si podemos decir alguna palabra humana. Y hablando de humanos. ¿Sabéis que podemos ser lis mejores amigos vuestros? Solo necesitamos cariño y alimento. Ni rejas siquiera. Tendremos hijos, muchos cada vez hasta 8. Una locura. Como no.
Y si uno de los dos muere es fácil que nunca busquemos otra. Es más, podemos entender que tú seas mi pareja a partir de quedarme solo. Pero no es bueno que este solo.  Y una cosa más. Mi nombre es Agapornis aunque tengo muchos apellidos. Pero de verdad como más nos gusta que nos llamen es Inseparables. Eso sí que nos define. Y si quieres saber si soy macho o hembra es mejor que lo haga un profesional. Somos tantos primos que cada uno tiene una característica diferente. ¿Sabes que nos gusta el agua? Y mucho. Hasta debajo de un grifo. Ja, ja, ja. ¡¡Que cosas!!

Bueno disfrutar con nosotros. Os haremos compañía muchos años. Más de 15 a veces. Damos besitos. De verdad. 

jueves, 13 de noviembre de 2014

Las sílabas se juntan en poesía



Sí algo hay seguro es que la primavera llega antes que el verano. 
En el recuerdo desde el estío ves que el verdor del cereal se ha convertido mies. Que por muchos capullos que se corten siempre el color verde permanecerá debajo. 
Recuerdas el olor de la rosa, el zumbido de la abeja, el perfume del amor revoloteando tu corazón. El vestido se acorta. 
El color negro cambia a rojo y 
las sílabas se juntan en poesía.

Un Trabajo por fin



El calor de este lunes es sofocante, ni abanico ni botella de agua.
Las calles reflejan con más fuerza la luz del sol. Son pocos cruces hasta llegar, el esfuerzo agobiante. La gente anda muy despacio y esquivando el choque con otras. Buscan la sombra de tejados, de toldos y de las hojas verdes de algún árbol.
El aire quema, la falda arde, y la blusa pegada al cuerpo hace resaltar sí cabe más mi sudor.
Los tacones tan altos rojos casi me hacen resbalar. Ya llego. Dos pañuelos de papel me sirven para secar las gotas de mi pecho. Un pequeño peine acomoda mis rizos y el carmín recompone mis labios. Tengo que estar perfecta. Hoy es el momento. Llamo, me abre, me hace sentar y solo escucho que estoy contratada.
Hace mucho calor, ahora sí sudo y mucho. Mis pechos están llenos de gotas que resbalan de mi cuello.

Qué bonito es el sol. Qué gusto de calor. 

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Las Ascuas del Infierno


No te metas en pieles que no son tuyas, ni pises ascuas que solo queman en el infierno. Escucha tus miedos y sal de ellos como si te pillara Fauno para embarazarte. Los látigos de las zarzas hacen menos daño que las cuevas de tu alma. Sientes tu ruina cómo la lava del volcán ardiendo por tus venas. Sangre violeta que brota de tus entrañas. Eres tan mala que ni el diablo quiere saber de ti. Olvida tu vida. Enciérrala en mil agujeros, rellenalos de tus vilezas y perversidades, pon candados y sus llaves te las comes. Ni es vida, ni mereces vivirla 

lunes, 10 de noviembre de 2014

Componente de Maldad



Me dicen que escriba un relato corto de menos de doscientas palabras sobre un mundo mejor, ese mundo que me gustaría que fuera. Y la verdad, a mi edad lo he pensado muchas veces, ¿qué haría yo si volviera a nacer para mejorar el mundo en el que vivo ahora? Y la respuesta siempre es la misma, nada. Nada porque no tengo poder de cambiar las cosas, no puedo hacer nada por quitar la maldad de las personas, no hay quien les haga comprender que las cosas malas no deben hacerse. El mundo, es como es porque lo dominan unos seres que piensan y razonan pero en eso llevan su existencia, en el bien y en el mal. Es innato con el ser humano, el vértice de la pirámide de la vida en la tierra. Esa semilla que llevábamos dentro y siempre tiene dos componentes que ayudan a coexistir. Sí, si pudiera nacer de nuevo, me gustaría hacerlo en el mismo momento de poder extraer ese componente de maldad que todos ser humano llevamos dentro, y quitárselo. Solo así este mundo, quizá pudiera ser mejor, solo así.

jueves, 6 de noviembre de 2014

Solo Palabras




Tenemos la facultad de ser las transmisoras de las ideas. De los conocimientos, de la cultura y sobre todo, de los sentimientos.
Cuando nos crean fluimos fácilmente. Salimos espontáneas o forzadas, con lógica o dislocadas. Con expresividad o retraídas. Salimos con toda la fuerza que no bramando. Quieremos hacer sentir lo que nuestro creador quiere contar.
El aire es el mejor vehículo por el que vamos todas juntas. Ninguna se pierde o transforma. Vamos contentas a veces, tristes otras. Lo que llevamos son ideas, noticias, sentimientos y unas veces son alegres y otras mohínas. Pero nunca somos las culpables de nada. Ni de la alegría o seriedad con que se nos acojan. Solas andamos, y es a nuestro creador al que tienen que comprender. 
El problema siempre está en las formas, en los tonos, en las preguntas, en las afirmaciones o negaciones. En los sentidos, en los modos, en los giros y sobre todo en las intenciones de nuestro autor.

Llegamos a las cabezas, al alma, al corazón a los ojos y oídos. Somos gritos o susurro. Somos delicias o desaires. Somos lo que somos. Palabras solo. Solo que nos tienen que crear para que nos entiendan bien. 
Mejor todavía, para que ellos se comprendan bien siempre. 

martes, 4 de noviembre de 2014

Vanidad



Me quejo de mis dolores, Me quejo de mis miedos.
Me quejo de mis soledades, Me duelen mis muertos,
Y me duelen los vivos. Le pido ayuda a los vivos,
Necesito de la gente, Y me doy cuenta que solo me necesito yo,
Necedad vanidosa la mía, que solo me lleva al final de mi vida
Ni muerto me doy cuenta que mi existencia se acabó
Cada alegría, cada desgracia es ficticia.
Todos los muertos son polvo
Y no ríen, ni lloran, ni hablan


Diversidad literaria IV tema libre  

jueves, 30 de octubre de 2014

Dejarme vivir



Uff. Que calor hace. Un poquito de lluvia o de agua fresca no me vendría mal. Pero mejor cuando el sol ya no me dé de cara. Así no me quemarán esas gotas que hacen de cristales de aumento. Queman y me destrozan mis vestidos verdes y mis sobreros amarillos. La verdad es que es el color que mejor me sienta, otras van de rojo, de rosa, y hasta de negras he visto por ahí, tan presumidas ellas. Son más exclusivas. Conozco a una persona que le encantan los sombreros negros y se las llevan.
A mí me encanta este amarillo, me suena a luz, a oro, a brillo. Dicen que este color es el de la alegría, de la sonrisa. Y para presumir más todavía algunos dicen que este color es de sabios, de inteligentes y de genio. Yo no llego a tanto, pero sí que disfruto cuando me miran y se admiran. Me baja por mi cuerpo, en los días de primavera, unos olores deliciosos. Una fragancia que varía con la cantidad de luz que me da, con el viento que me arrulla, con el sentido que se acercan.
Hay quien me canta, hay quien me pone música, pero sobre todo lo que más agradezco es el amor con el que me miman. Entonces sí que estoy feliz y se me nota, me abro entera, y lleno de luz y olor a todo lo  que me rodea. Con que poco cariño devuelvo tanto. Dejarme que termine mi vida donde nazco, daré mucho más que si me cortáis para unas horas.

Soy un ser que vive y siente, y que quiere como el que más. Soy una rosa amarilla que solo quiere hacer felices a todos.

martes, 28 de octubre de 2014

Cuba




Todo empieza con la ilusión de un recuerdo. Las historias de su abuelo en aquellas batallas lejanas de Cuba. Como un chaval en plena juventud llena de locura y pasión pudo conseguir meterse en aquel cuartel y cruzar un charco demasiado grande para alguien de los adentros de la España más manchega. Cascos de paja que más parecían de cosechador de mies. Trajes de rayas, que de pijamas podían valer y armamento para cazar liebres y codornices.
Les contaba las historias como si de anécdotas fueran. Y ahora se daba cuenta de la crudeza de aquellas vivencias, a la ya larga distancia con la patria, había de añadir la crudeza del sitio, a la falta de alimentos por las inclemencia, al bloqueo y asedio, a las enfermedades que diezmaron la población de unos bandos agresores y agredidos. Precariedad contra las inmensas fuerzas de EEUU Al volar el Maine. Hecho que vivió con sus propios ojos, demostrando que su voladura fue interior.
Algo le hacía querer ver aquellas cosas con sus propios ojos. Su abuelo, su amado abuelo fue el último en salir de aquella maldita isla a la que nunca debió ir. Los años pasan, los momentos también, las personas cambian y los sentimientos se aplacan. El rencor se dulcifica, el tiempo restaña, y la vida se adapta. Pero vivir los pasos de su abuelo, oler los sitios donde comió y durmió. Ver el océano hacia su Mancha querida. Y no desde la desesperanza de saber si volverá, como recordaba su abuela. Y si más vivo que en una caja. O solo la carta del general con la noticia de su entierro. Tenía que ir, vivir, sentir.
Y así lo hizo. Buscó la forma más parecida en la que su abuelo se marchó y salió para Cuba, en un buque mercante andrajoso, destartalado, cargado de ropa usada, más vieja que antigua, en fardos atados. Quería revivir una experiencia. Entender porque alguna palabra como ultramarinos significaba lo que traían de ultra mar, de aquello sitios descubiertos por Colon. Porque de los salazones, de las conservas, de los tiempos muertos de nubes y calmas chichas. Pisar la tierra de la playa, las calles, los escombros de los cuarteles, el puerto, sus tabacos, su gente, porque queríamos estar ahí, cuando en España se estaba ya bien, las ambiciones de tierras y personas, dominar más de lo que se puede,

Y salió.

¡Ahí te quedas!



Descuélgate por los cristales de mis lágrimas
Y mira la mentira de mis verdades
No creas mis engaños
Vivirás en mis calores
Que se volverán hielos
En cuanto salgas de mis amores
Sentirás tus penas
Y no volverás a tus risas
Entenderás mis lágrimas
Y vivirás tus miserias

¡Ahí te quedas!

El Ganso y la Jibia



La sombra del árbol era lo único que le dejaba ver en aquel nuevo trozo de vegetal. Escribiendo las hazañas del gran faraón, Escriba de las guerras que su señor ganaba contra esos pueblos bárbaros que sin cultura intentaban adueñarse de las migajas de sus tierras. Y él, el gran faraón, ni podía consentir ningún tipo de injerencia en sus dominios, cada día más grandes y prósperos, donde el saber, el conocimiento se engrandecían a pasos agigantados, tantos como los pueblos que conquistaba. Se afanaba en describir con aquel nuevo sistema que era el papiro. Se acabó el esculpir la piedra para dejar constancia de los hechos grandiosos. La naturaleza ahora brindaba una nueva forma de contar las aventuras, peripecias y odiseas. Este escriba dejó el cincel y la piedra para utilizar al ganso y la jibia para trasmitir la historia. 

domingo, 26 de octubre de 2014

Escucha



Hoy no tengo más palabras que las que salen de mis instintos más básicos
Aquellas que solo oyes en las noches de lujuria
Descuartizan amores y cubren pasiones.
Indignas para ti y deseadas de animales
Te hacen subir a los infiernos y salir de los cielos.
Rojas de brasas que anidan en el ardor de tu cuerpo.
Desnuda tu piel y libera sudores, calores íntimos que huelen a deseos.
Escupe tus lagartos y traga mis venablos.
Deja de hablar y empieza a romper cordones morales.
Vuela, sube, baja, monta  disfruta de este carrusel que el frenesí te rebosa.
Corta es la noche para perderla en amores.
No pares hasta que oigas mi beso en tu oreja, mi aliento en tu boca y mi amor en tu alma.

Corre y escucha, vibra y siente. Todo llega y el gozo más.  

viernes, 17 de octubre de 2014

Inagua


INAGUA
Al igual que una palmera llora sus frutos recostada a lo largo de la arena, tus lágrimas fluyen de igual forma regando cada grano de guijo de tu vida. La dureza no deja caer más de las que su vida necesita. No afloran todas. Se endurecen hasta que maduran fortaleciéndose a su vez.
Tu solidez esta en cumplir las promesas sean las que sean, por más duras y difíciles que te obliguen. Tu palabra de quedar en esa isla hasta que vuelva la nao a recogerte con las adversidades que vas a vivir. Pasar de náufrago a colono, de solitario a sociable con tu entorno. A descubrir en la naturaleza a tu aliado. A ver que la soledad impuesta por aquella decisión, ahora es asumida con resolución. Aprovechas todas tus capacidades antes inciertas, y ni siquiera adivinadas descubriéndote interiormente. Esa aventura de soledad, mil veces repetida en la literatura, te hace ver el carácter fuerte que siempre llevaste dentro.
Dijo el contramaestre que volvería a por ti aunque tardara un año. Pero si ni siquiera sabes contar. Pasarán decenas de días que nunca serán suficientes. Pensarás hasta la exasperación en élla. Verás su cara en cada sueño. Sentirás su piel desnuda siendo las lonas de tu jubón. 
Tu palabra dada será lo único que te mantenga firme. Sabes de la tierra lo que muchos no sabrán en muchas vidas. A tu corta edad aprendiste muy rápido en los cortados de tu isla. Era preciso que vieras en las nubes, en los vientos, en la luna y el sol todo lo que enseñan a quienes quiere saber. Y tú te alimentaste casi solo de ellos. Algo de leche de tus cabras, briznas de esquejes. Y agua de los riachuelos formaron en ti la sapiencia de la vida.

Ahora llevarás a la práctica, en tierra desconocida, el poco o mucho saber adquirido. Curtirá tu alma, domará tu cuerpo, doblegarás tu entorno y si sigues, tu espíritu aventurero forjado en aquellas quebradas de tu isla, saldrá vencedor de esa isla. Tu voluntad se volverá de acero, tu temple será el más tenaz nunca creado. Ganarás la batalla de la vida. Y si maese Luis de Calatrava, a su vez contramaestre de la Buenaventura, cumple a su vez la palabra, ya no encontrará al niño grumete sino al hombre que ahora llevas dentro. Tu aventura es tu vida. Y hasta tu muerte así será.


                         Relato en mi SÉPTIMO libro en la Editorial Letras con Arte 

viernes, 10 de octubre de 2014

Tu alma está excitada


Tengo ya una vida hecha, madura, fuerte. He luchado y lucho por ser valiente, por ser independiente, que no dependa de nada ni de nadie. Salgo adelante solucionando mis problemas, arreglando mis asuntos, he roto los muros que tapaban mi vida, u ahora ando con fuerza y autosuficiencia.
Pero mis cimiento forjados en estas realidades se conmueven al verlo, mis miedos anteriores se presentan como fantasmas de mis indecisiones de juventud, mi intimidad se desmorona, y mis agobios rezuman por mis poros.
Y cada vez que estoy junto a él me siento bien, me da fuerza, confianza, seguridad. Sé que no busca otra cosa que yo sea su centro en su vida, no algo pasdajero.
Mis prisas las trasmito y mis ansiedades también, los tiempos se aceleran y las pausas dejan de existir. Y estas situaciones son las que no dejan que prospere, que adelante, que lleve a situaciones de paz y tranquilidad
………………………………….
Se pierde mucho en una relación, tu intimidad, tu soledad asumida, parte de tu libertad. Pero ganas felicidades y lo sabes, lo notas, lo sientes. Y desde el principio cuanto más claro le expliques las cosas mejor para los dos. Comprenderá tus miedos, tus ansiedades, tus agobios. El solo quiere hacer lo máximo que él cree por ti. No tengas dudas que es su interés. Pero tanto, tanto que al final se pasa.
Busca sus sentimientos y no los hechos y sus palabras. Quizá sus preocupaciones por ti es para demostrar algo que no debe hacerlo de esa forma. Hablarlo, explicarlo, contarlo.
En cierto modo abriste la puerta para que entrara en la tuya, pregúntate porque?, ¿tiene todo lo que te falta?, ¿no se parece en nada a relaciones anteriores?, ¿te sientes bien, te hace feliz? Tu intuición no te fallará, incluso en los silencios sabrás que pasa.

Tu cabeza dejó de ser fría, tu corazón dejó de latir al ritmo normal, tu alma está excitada. Las ilusiones, las esperanzas siguen alterando tu vida. Saldrá bien?. Date tu tiempo, y dáselo a él. Déjalo bien claro. El tiempo nos coloca a cada uno en su sitio y seguramente os colocará a los dos juntos en el mismo sitio. Las vidas en común tienen todo lo bueno de cada uno y solo lo malo que queramos dejar que exista. Cuanto menos malo exista mejor. Ceder antes que imponer, convencer antes que mandar. Y amar hasta que dejes de sentirte bien haciéndolo.

lunes, 6 de octubre de 2014

A Pablo Neruda



Vienes entera, alta y altiva,
Das todo lo que llevas,
tienes más que dar que recibir
Florecen arboles donde hay juncos
Haces que mi noche se encienda de estrellas
Y renazca el niño que siempre hubo
Bebo de tu cuerpo y vivo de tus ojos
Brillas como Venus, das luz como el sol
Aunque no estás, dura es la vida
El dolor es venganza
Que no sacia mi ansia.


Seleccionado en el libro concurso de poesía,

Homenaje a Pablo Neruda Editorial Artgerust

Ni recuerdos




Nunca pensé que no estarías en mi vida
Ni imaginé un solo día sin pensar en ti
Los sueños de ambiciones me los creabas tú
La ganas de vivir eran tus energías
Mi cara era una sonrisa continua
Cada momento que tu imagen aparecía
Dejaron las ilusiones por llegar
Y los pasos por acercar
Ahora solo eres un recuerdo escrito
Un recuerdo clavado en el corazón
Y aunque sigues ahí, puedo vivir sin ti
Ahora solo eres un silencio
Que me hace volver a mirar por mi


miércoles, 1 de octubre de 2014

Virginidad



Nada hay como tu tocar tu intimidad
la dolencia ni es excusa
La sabiduría es madurez
Deja que veas como sientes
Entiende como cambias
Tus sitios clausurados
Serán abiertos con la llave de tu amor
Fuego y ardor sientes en tu cuerpo
No dejes pasar el momento
No hagas tus locuras
Vive tus sueños
Y siente tu nueva vida
Vive, créate,
se mujer,
se tú dueña

Eres libre. 

Excitas



Arde mi boca,
sufre mi cuello,
abrasa mi pecho,
calienta mi sexo,
calla tu boca,
deja tu aliento,
deja el misterio.

Hazte sentir y siénteme.
Deja tu verbo y calla tu cuerpo,
solo quiero sentir
que me llenes por dentro 

Lléname



Ni tardes en llegar.
A susurrar tus amores en ni oreja
Deseos de amor presiento
Llena mis labios de pasión
Y deja de perderte en otras pieles
Aquí tienes mis pezones duros
Esperando tus dientes
No hace falta la noche sin luz
Vuelve la luna para que me llenes
Lloras lágrimas entre mis piernas
Dame tu deseo, que tu deseo soy yo
Viste mi cuerpo con tu desnudez
Y no llenes de palabras mi corazón
No me hacen falta

Solo tú 

Napoleon




Y dice que no se lava
Y le digo que no se lave
Que ya lo dijo Napoleón,
Josefina no te bañes  
Con lo rico que esta sin lavar
Para que lavar si lo bueno es amor
No es necesario el olor
Cuando el amor
Es lo mejor
Del sexo con pasión

Y qué más da el sabor

Tu mismo



Harta me tienes de tus silencios,
Llena me tienes de tus angustias
Tus miedos me llenan
Tus congojas dan pánico

Tus prepotencias me asustaban
Tu gritos temo
Tus ausencias preocupan
Y tus falsedades descubro

Ahí te quedas
Ahí te dejo
Grita tus miedos
Chilla tus pánicos

Se infeliz
Se tu mismo
Que nadie te salvará

Que tú mismo 

martes, 30 de septiembre de 2014

Ella



Era tan gandula que a la cama le daba unas palizas impresionantes. Tanto que el despertador le sonaba una hora antes de tener que levantarse. Y le repetía cada cinco minutos. Pero nunca llegó tarde a su trabajo. Lo de gandula ya se ve que es una visión muy partidista y no del todo real. Dulce, cariñosa  servicial, con su genio y su carácter. Callada y reservada. Algo bastante natural en esas edades. Responsable en todo, amigas, amigos, trabajo. Su propia vida. Guapa, con estilo, tiene clase, ese pellizco que dicen los calés. Porte, prestancia, don de gentes, carisma, quizá es una líder natural. Tendrá que seguir y demostrarlo. Pero es seguro que llegará. ¿Dónde? Quién sabe, pero será largo, a mucha distancia. Y más de lo esperado y deseado. Se nos irá. Pero será su vida. 
Con las limitaciones de una maldita crisis que deja sin ilusiones a la juventud. Antes, acostumbrados a tener poco, o mejor nada, siempre se soñaba con algo, tener más ambiciones. El desear era algo natural. El tener y dejar de tener, o ver como dejan de tener obliga a desilusionar. Dejas de esperanzar. Entristeces, te decepcionas, dejas de ver sueños.
Qué pena de esta juventud que por desgracia ha vivido y está viviendo lo más crudo de la vida. De esta maldita crisis. De ver, de tener casi lo mejor desde vida y casi perderlo o de perderlo entero. Puede comparar, 100 euros es mucho o es demasiado poco. Así de duro es este momento. Pero ella no cambia. Sigue con esa idea de tener su independencia. Su casita, su nido, su mundo. Su intimidad, su amor, su pareja al lado de su vida.

Equivocarse, ser independiente. Seguir siendo como es. Una chiquilla madura y madurando. Hija y seguro que madre. Como lo es como nieta. Con amor infinito. Más de lo que cree. No sabe todavía todo lo que lleva dentro. No se lo voy a decir hoy ya lo sé. Pero ella lo tendrá que descubrir y sacar. Seguirá sus pasos. Personalidad le sobra y bondad a raudales. Esa es ella. Una chica, de hoy. Una excelente persona. 

sábado, 27 de septiembre de 2014

Sigue tu camino



Cuando nada tiene explicación
Cuando nada entiendes
Cuando dejaste tu vida en su vida
Cuando su despedida es un adiós

Solo mira en ti,
Solo busca tus recuerdos
Solo intenta comprenderte
Solo piensa en ti

Seguro que alguien te espera
Seguro que hay quien te quiere
Seguro que tu odio te lo arrancará
Seguro que te hará feliz

Deja en paz su vida
Deja que salgan tus lágrimas
Deja que vuelvan tus risas

Deja que llegue tu amor

miércoles, 24 de septiembre de 2014

17 el Colorao



Subía Joaquín con su llavero en la mano, era más conocido ese llavero que él mismo, su virgen colgando, la de la Fuensanta, devoto desde antes de nacer. Sus llaves sonaban, solo con levantarlo era suficiente para que Pepe parara su 17 colorao.
Pepe, ese pedazo de hombre joven y maduro a la vez. Con tanta experiencia como cada uno de sus clientes del bus le daban. Era su confesor, su confidente, su alma y su corazón. A todos los conoce por su nombre.
En el cruce para el bus a saludar a la señora Maruja, su nieta se rompió la pierna en el último campamento. Pero ya está corriendo con la escayola. Juventud que sana rápida, no como Manuel que anda renqueante todos los días a su diálisis en el hospital, tiene un humor de perros, esta sordo, y cree que nadie le escucha, grita, pero se le mira a los ojos y se calma. Y en la siguiente parada, la del puente, sube Juan y su señora Juana, y no paran de recontar los viajes del Inserso, deseando volver por ahí al siguiente. Cuentan y recuentan el de Benidorm, ese de los fines de semana, solo de sábado y domingo, como bailan los jodíos. Eso dicen. Yo les creo. Se le nota la marcha. Quieren conocer Extremadura. Donde dicen estuvo Julián y que nunca quiso conocer los monumentos, pero que se ponía morado a embutidos y jamón. Por eso se murió, dice Juana. Pero se llevó lo suyo a la tumba.
Ahora sube Maribel, esa chica tan guapa y joven, morena, con su cola recogida con una pinza de nácar, pero muy prudente. Es estudiante, siempre cargada de sus libros. Ni habla, pero es la alegría del bus, su sonrisa y risas son tan espontáneas y sinceras que contagia a cualquiera. Los chascarrillos siempre son respondidos con sus risas. Nadie como ella para animar. Ay si algún día hablara, ciertamente que aun haría reír mucho más, se le ve en sus ojos su timidez pero está deseando perderla. Seguro que soltará su frase y será bienvenida.
Pepe aguanta carros y carretas. Su vida es un poema. Enamorado de casi de todo. De la vida, de las mujeres, de sus gentes, de sus amigos. Tiene un hondo pesar. Su vocación de guardia civil lo lleva por el mal traer. Quiere. Se ha presentado varias veces y nunca llega el momento de que le digan que sí. Y mientras a conducir el 17, el colorao.
Parece que son los mismos los que andan por las aceras y siempre a las mismas horas están en la parada, son costumbres, son sus horas, se mueven porque algo tienen que hacer. Y Pepe siempre a las mismas horas pasa, espera, tiene esa paciencia que a los mayores les gusta.
-No corras, ve despacio, no arranques hasta que me siente.
-uff has puesto el aire ahora que me había quitado la chaqueta.
-Nada lo quito, no se preocupe.
-No tengas prisa por arrancar que la reuma no me deja bajar los escalones.
-Nada Sr. Carlos, tranquilo que no arranco hasta que baje.
-Gema baje por delante que a usted le cuesta más bajar.
Y al llegar a la universidad todo cambia, los mayores abajo, los jóvenes arriba, el jolgorio a tope.
-Pepe sube la música. Cambia de emisora. Esto aburre.
El caso que este 17 es curioso, la mitad del recorrido es de jóvenes y la otra mitad de una residencia de mayores.
Y mañana mercado. Que locura, suben todas a la vez. En dos paradas se llena y lo malo no es que se llene sino los carros de la compra. Todas con el suyo. Pobres mujeres, bueno y pobres hombres que ya están a la par. A su edad y ahora de vacío pero en la segunda vuelta, suben los mismos pero el peso es el doble. Si no pueden con los carros los pobres.
Y Juan Bautista, que vino de Camerún a intentar ganarse la vida, y lo ha conseguido, mecánico en el Palmar, amable y solícito como `pocos. Viene siempre por las noches. Si casi ya tiene acento murcianico. Es muy duro su trabajo, pero su esfuerzo le recompensa, cuenta como manda dinero, algún día tendrá a toda la familia aquí. Es algo que cuenta Pepe. Antes nos íbamos a Alemania en los 60 y ahora vienen en este siglo. Todo cambia y a todo nos tenemos que acostumbrar, la globalización no empezó hace unos años, empezó con Atila que unió a medio mundo conocido y con Alejandro Magno mas. Ya dijo el Rey español, que en sus dominios no se ponía el sol. Nada van a descubrir los políticos de ahora el unir a los pueblos, ya se unen ellos solos, unas veces más por necesidad que por devoción.

Abdala, ese chaval que en el Centrofama aparca coches, majo donde los halla. Cuenta Pepe que un día le compró una botella de agua, estaba medio ahogado en la acera, y desde entonces es el asiduo saludando al paso del 17, el colorao.
Pedro tiene sus cosas, esta cojo, nunca dijo que le pasó. La fama de los cojos de mal encare, en su caso es todo lo contrario, es una bendición de persona, amable, servicial, y atento con las personas, es capaz siempre de levantarse para que se siente cualquiera, y a una mujer con más ganas.

Pero Pepe siempre está ahí, estará, esté donde esté en su vida, en el 17, el colorao.

Asturias



Del tópico, pero cierto, que Asturias es España y el resto reconquistada, yo estoy convencido.
Cuando conocí aquella tierra tenía los años de un niño que empezaba a andar. Mis recuerdos están más en el duro viaje que en la tierra en sí. Menos de 6 años contaba y Avilés era nuestro destino.
Duro el viaje, difícil su camino, complicada su orografía, inexpugnable para muchos en su tiempo. Imprime un carácter en su gente.
Asturiano, Asturiana. Firme en sus decisiones que robustecen sus proyectos. La humildad raya en la sobriedad, hay poco o mucho según se mire. El que escaso anda sobrado está. Mente clara, inteligente y despierto, gran observador. Y amante de tantas cosas que la naturaleza que le rodea es la que menos despierta sus pasiones. Gusta más de las personas, de sus gentes de sus amigos
El contraste del cielo, a veces gris, a veces negro, poco sol y mucho orballo. Del dulce al salado, de río al mar, del salmón al campanu, de la leche al queso, de la vaca al chorizo. De la legumbre a las fabes. De la mirada limpia al oído sereno. Fuerza en su carácter. Fuerza en su físico. Rudo su paisaje pero bello su entorno. Covadonga escondida donde la Santina habita. Cuesta llegar, el esfuerzo es merecido.
Miras al mar desde lo alto de sus montes. Es difícil arribar pero más salir. Lloras cuando llegas y lloras por no marchar.
No de Bable se habla cuando el castellano se entiende. Cualquiera lo puede. Cualquiera vale, cualquiera lo siente.
Qué más da si es España antes o después. Don Pelayo luchó, pues sigamos por ser y no por no ser.

Asturias es España. Y España también.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Café


No todos los sentidos son capaces y necesarios para poder apreciar este triste fruto en sus inicios.
El olor no tiene sentido en la rama, pero si el color, su tacto solo se encuentra en la mano que lo toma, del sabor no hablamos hasta su final, pero la vista está en todo su proceso.
Lo vemos crecer verde, cambia a ocre, se dora, y broncea como una piel al sol. Cambia de cuerpo, sube su aroma, enriquece su brillo. Oro en muchos sitios con valor sin igual.
Su proceso lento y ambicioso, sin prisas y cariño deja sus granos convertidos en un manjar.
Nunca se debería embolsar, nunca esconder en arpilleras, nunca dejar que se mueva.
Pego su vida es una transformación sin parar. Verde, marrón, ocre, oro, bronce.
Blando, duro, exquisito, machacado, molido.
Al sol, a la luna, al viento madura.
De nombre todos los posibles, más que naciones, más que ríos, más que montañas, más que personas, tantos, como plantaciones existan.
Su vista de un líquido de ambrosía, su aroma de recuerdos de naturaleza, el susurro de sus burbujas en su crema y el sabor de todo el amor con el que llega a tu alma.
Y llega a las manos de Inma que te hacen vivir las sensaciones únicas de todos los sentidos.

Bendito café que hasta la sal la secas.