miércoles, 12 de noviembre de 2014

Las Ascuas del Infierno


No te metas en pieles que no son tuyas, ni pises ascuas que solo queman en el infierno. Escucha tus miedos y sal de ellos como si te pillara Fauno para embarazarte. Los látigos de las zarzas hacen menos daño que las cuevas de tu alma. Sientes tu ruina cómo la lava del volcán ardiendo por tus venas. Sangre violeta que brota de tus entrañas. Eres tan mala que ni el diablo quiere saber de ti. Olvida tu vida. Enciérrala en mil agujeros, rellenalos de tus vilezas y perversidades, pon candados y sus llaves te las comes. Ni es vida, ni mereces vivirla