martes, 28 de octubre de 2014

El Ganso y la Jibia



La sombra del árbol era lo único que le dejaba ver en aquel nuevo trozo de vegetal. Escribiendo las hazañas del gran faraón, Escriba de las guerras que su señor ganaba contra esos pueblos bárbaros que sin cultura intentaban adueñarse de las migajas de sus tierras. Y él, el gran faraón, ni podía consentir ningún tipo de injerencia en sus dominios, cada día más grandes y prósperos, donde el saber, el conocimiento se engrandecían a pasos agigantados, tantos como los pueblos que conquistaba. Se afanaba en describir con aquel nuevo sistema que era el papiro. Se acabó el esculpir la piedra para dejar constancia de los hechos grandiosos. La naturaleza ahora brindaba una nueva forma de contar las aventuras, peripecias y odiseas. Este escriba dejó el cincel y la piedra para utilizar al ganso y la jibia para trasmitir la historia.