viernes, 20 de diciembre de 2013

Cadenas de Piedra


¿Qué necesidad tiene el hombre de hacer algo en su vida con el solo sentido que otros, mucho más tarde se pregunten la razón por la que lo hizo? ¿Qué razones llevaron a los artesanos del Medievo a pensar en tallar en la piedra una cadena de eslabones macizos y sin fisuras entre ellos, con el solo sentido práctico que adornaran una pared exterior del ábside de una catedral? En este caso la de Murcia.  
Siempre me pareció una obra perfecta, de una originalidad total, de un trabajo de talla sin igual. De trabajo infinito, de paciencia y de técnica. De obtener esa cantidad de piedra en bloque y cortarla de tal forma que su trabajo se viera recompensado con el éxito. ¿Cuánto tiempo tardó, cuantas manos intervinieron, como la trasladaron, se le rompió alguna vez?  
Me he preguntado muchas más cosas sobre ella. 
Pero para mí solo por ornamentar esa edificación no tiene más sentido que el que le diera el artesano. El escultor. Y eso es lo que me gustaría entender. ¿Cuál es el fin de una obra como esta. La de ensalzar sus habilidades? ¿La de ensalzar la figura de algún noble de la época para mayor gloria? ¿Comprobar que somos capaces de realizar cosas más allá de nuestro entendimiento? ¿Qué podemos superarnos siempre?. ¿Qué somos capaces de hacer mucho más de lo que creemos?  
No sé que fue. Que motivo tuvo. Por más que he investigado todo son conjeturas. Y quizá esa fue la razón de que la esculpiera. 

La que ahora este yo haciéndome esas preguntas. Y creerme que soy capaz de hacer cosas que nunca me hubiera imaginado que podría hacer.