jueves, 14 de noviembre de 2013

Paso a Paso


Paso a paso. Día a día. Mes a mes, su cuerpo fue adquiriendo la fuerza necesaria para preparar el acontecimiento previsto. Cada día recordaba con cuanta ansiedad quería que llegara ese momento. Pero también recordaba los días de desesperación al no poder conseguir su anhelo.

Aquella mañana, al recibir esa llamada de teléfono todo cambió en su vida. El "si podemos conseguirlo, hay más posibilidades de lograrlo que de fracaso", que escuchó por ese aparato móvil. No podía tener mayor alegría. Por fin después de tantos años podría realizar la única ilusión de su existencia.

Por eso cada paso calculaba con precisión médica como debería reconstruir si cuerpo para el feliz día. Su programa de vida lo habían hecho entre todos. Y eso que ella era el desorden personificado. Pero ahora dejó su vida anterior para cambiarla por completo por la nueva que le habían conseguido.  Entre médicos, fisioterapeutas, ayudantes y sobre todo su familia, hicieron transformar su intranquilidad y desasosiego en firmeza y seguridad.

Aquel fatídico atentado terrorista destrozó su vida, su cuerpo y su mente. Lucha diaria por sobrevivir sin ganas de hacerlo. Hundida en la miseria y el sufrimiento. Sin estima. Sin sentirse persona. Sin entender nada. Pero después de tantos días de agonía, una frase se clavó en su corazón. podría ser madre?

Estaba a solo dos meses de ver a su niño.


Todo valía la pena