sábado, 20 de septiembre de 2014

Vaya Río



Donde el río nos lleva
La corriente nos empuja
Es el tiempo quien nos para o nos aleja
Alimenta y acrecienta.
Nos acompaña sin remedio,
Cruza los puentes del almanaque
Cada hoja, es un otoño.
Cada rama un año.
Y el tronco una vida.
Surca el arroyo, torrente o regato.
Hasta que caudaloso, desagüe.
El tronco se quiebra en las rocas del mar.
Arranca su corteza en guiñapos
Destroza su vida en los acantilados.
Solo las gaviotas son testigos mudos.
Solo el cielo ve el fin.
Nadie como la luna para acunar el amén.
Ahora el tiempo se para.
Ahora el río sigue.

Ahora el mar continúa.