martes, 12 de agosto de 2014

Nunca



Nunca el agua fría es suficientemente fría en verano, ni la caliente muy caliente en invierno.
Nunca es demasiado el amor por un hijo. Ni nunca recibes tanto amor de tus hijos.
Nunca nieva a gusto de la marmota, por eso duerme tanto.
Nunca el viento mueve todo el desierto. Nunca subes tan alto, ni bajas más abajo.
Nunca el colibrí deja aletear para libar, ni la ballena de respirar para vivir.
Nunca pierdas la cara al miedo, quizá no necesites valor la siguiente vez.
Nunca dejes de dar la cara, siempre veras por donde vienen.
Nunca dejes las cosas a medias, luego o es tarde o cuesta el doble.
Nunca olvides un beso, es lo único que harás en tu memoria.
Nunca dejes de intentar ser feliz o serás un muerto en vida.
Nunca aprietes la tuerca demás, ni dejes un clavo a medias.
Nunca veas las cosas deformes, es solo otras formas de ser. Las arrugas son experiencia y alegría.
Nunca dejes de buscar, la curiosidad puede llevarte a encontrar lo mejor.
Nunca dejes de quererte, de admirarte, eres la cosa más bella creada. Nunca dejes de buscar lo mejor de ti. No morirás lentamente.
Nunca esperes, ve tu a por ello. Nunca te subas a la parra, luego hay que bajarse.
Nunca dejes de asombrarte, solo espera a que pase para aprender.
Nunca dejes todos tus sueños en el recuerdo, recuerda que muchos puedes hacerlos realidad.
Nunca sabremos si habrá un buenos días. Pero seguro que ahora puede ser el mejor momento.
Nunca dejes de mirar de frente, es posible que consigas lo que quieres. 
Nunca cedas, la constancia te hace diferente. No dejes de aprender te hará más seguro.
Nunca te juntes con los problemas, júntate con las soluciones. Nadie es mejor que tu, como máximo igual.
Nunca hay siete lunes en la semana, ni doce diciembres en el año. Nunca olvides que el día es la mitad de tu vida, aprovecha la noche. 
Nunca olvides que el esfuerzo deja huella duradera. Y lo cómodo ni deja.
 Nunca dejes de cumplir por el día tu palabra empeñada por la noche.
Nunca dejes de intentarlo, será posible siempre. No podrás levantar cien kilos, pero serás capaz de mover el mundo.
Nunca olvides los consejos, pero sigue tu criterio. Nunca el tiempo olvidará pero te hará comprender. 
Nunca tropieces tres veces, porque las dos primeras te enseñaron a mirar, no sólo a ver.

La vida es tan corta que despertar de un sueño de amor ya es empezar a morir.