sábado, 16 de agosto de 2014

Mochila



Mochila que nos enseñan los Coach, cargadas de nuestras rémoras. Que pesan nuestras vidas. Que lastran nuestras ilusiones.
Les metemos piedras de desánimo, miedos incomprensibles, torturas de nuestra mente, desequilibrios de nuestro corazón. 
Puñaditos de disgustos, insignificantes riñas,  pequeños desvaríos, grandes mentiras, porción de rutinas inservibles, desilusiones de anhelos.
Cositas, elementos, rarezas, locuras, pasiones, manías, que solo nos pegan a un terreno granítico que inmoviliza nuestra vida.
Hacerle agujeros a nuestra mochila es la mejor forma que pese menos que vacía. Fluyen por esos boquetes todas las piedras, grandes, pequeñas y hasta la fina arena que no dejan caminar por nuestra existencia. Unas veces lenta y otras rápida. Pero nuestra historia es la que estamos creando.

Y si hiciera falta dejemos la mochila en el suelo y vivamos más ligeramente.