viernes, 20 de junio de 2014

Un Sueño extraño


Un sueño extraño de superación y autoestima tuvo aquella noche. Alguien que era el último mono de la clase después de 16 años. El títere al que todos tiraban bolas cómo centro del mayor desprecio y sobre todo Carlos. Era el canalla mayor, ser despreciable hasta el extremo de haber mirado el suicidio en más de una ocasión. De palizas tanto físicas como psicológicas estaban llenas las más de 500 semanas de su vida paralela a la de Carlos. 
Aquella mañana de vacaciones sufriría de nuevo el acoso de Carlos en sus marchas a lo largo de los acantilados. Le gustaba a primera hora de la mañana, sin testigos que le molestara en sus largas caminatas. Pero ese Carlos le buscaba casi siempre para mofarse de él. 
Venía a su encuentro corriendo, era un gran deportista.
Pero a la segunda palabra de insulto, tropezó con una piedra y cayó por el acantilado.
Nunca más bajó su autoestima.