lunes, 16 de junio de 2014

El que Ama


Cuando se terminó de amar pocas palabras quedan por salir, muchas lágrimas, algunas a borbotones otras ahogadas en nudos imposibles de deshacer. En caricias truncadas, en deseos de besos apasionados, en miradas ciegas con ojos vivos. Vacío total lleno de desesperanza. Esclavo de tu corazón. En espera de palabras llenas de malditos silencios. Carmines en los recuerdos de labios llenos, rojos y rosas, tierras y cálidos. Lágrimas saladas que inundan océanos. Sueños de pasiones de cuerpos inexpertos erizando los anhelos perseguidos. Orgullo henchido de errores convencidos. Colocarte en lugares que nunca tuviste sitio. Promesas dichas y nunca cumplidas.

El que ama, siente. Y el que siente vive. Y el que vive sufre.