martes, 17 de junio de 2014

Miedo a...



No tener miedo a que te muevan, no tener miedo a perder a los tuyos, no tener miedo a lo desconocido, no tener miedo a empezar una y otra vez cosas nuevas, no tener miedo a experimentar, no tener miedo a fracasar, no tener miedo a tu propia vida, no tener miedo a intentarlo, no tener miedo a fallar. No tener miedo a la noche, no tener miedo a la oscuridad, no tener miedo......
¿no  será que tenemos miedo a nosotros mismos? Y solo es una excusa a no enfrentarnos con la realidad de la vida.
Somos jóvenes, somos muy mayores, somos inexpertos, tengo mala suerte, me da miedo el éxito, no estoy a la altura, no se dirigir, no me gusta que me manden, todo son disculpas, pretextos para no hacer lo que realmente debemos. 
No tener miedo, eso es lo que en la vida da seguridad y estabilidad emocional. No es nada fácil tener la autoestima por las nubes, no es fácil enfrentarse a la vida por derecho, no es cómodo ser como eres en realidad.
Todos esos miedos son en realidad no ver que los demás son igual que tú y que todos podemos llegar a ser lo que cada uno queremos. Nos agobian los miedos, nos abruman. ¿No sería mejor enfrentarse a cada uno de ellos según van surgiendo?, no nos de pereza a ello, cuanto antes mejor, son más pequeños y fáciles de solucionar. Arreglemos el más urgente, la situación mas cercana e importante, eso nos dará confianza, vuelca en ese momento toda tu energía en conseguir tu triunfo, y gústate resolviendo lo que tu quería conseguir.
No te excuses, no te de pereza, frena ese primer miedo de la mañana, volverá tu seguridad y tu estima.