martes, 22 de julio de 2014

Efecto Mariposa


Efecto mariposa. Aleteo de las alas provoca un tsunami. Dentro de un pequeño caos en tu interior cualquier ligera inestabilidad o cambio puede provocar ese gran terremoto en tu vida.
Romper el paso para no derrumbar el mayor puente construido por los romanos con la uniformidad de las frecuencias.
Soplar con una tenacidad y firmeza en una campaña de 1500 kilos hasta que su badajo sea capaz de tocar la pared y hacer sonarla.
Las frecuencias de las cosas en un mismo orden, la capacidad de la constancia en el trabajo. El empeño en conseguir los imposibles para otros, es solo una cuestión de confianza en ti mismo.
Si el famoso efecto mariposa lo podemos intuir dentro de ese pequeño caos inicial y saber que el simple y un único aleteo puede desembocar en la mayor destrucción de la humanidad, antes de que aletee mejor que se serene.
Un columpio con un niño sería capaz de girar 360 grados empujado por la mínima fuerza de su hermano menor, siempre que perseverara un poco hasta que la inercia del peso ayudara a conseguirlo. Al igual que soplar en un lado de la campaña de mayor peso de la catedral más grande de la humanidad, siempre que la cabezonería iguale al peso de la campana.

Las palabras que más he repetido y las que más énfasis quiero poner son constancia, empeño, cabezonería, frecuencia, perseverancia, tenacidad, firmeza, confianza, posible. Y muchas más que tu propia cabeza tiene ahora en la mente. Todas y más son positivas. Crean estados de ánimo seguros, firmes, eficientes. De alta estima. Reafirman tu carácter y personalidad, eliminan negatividad, ayudan a superar miedos, te retan a cumplir metas.