lunes, 14 de octubre de 2013

Que Llegue el frio



Tengo ganas que llegue el frío. Que termine el verano. Que los días se acorten y la vida se haga lenta. Que espese mis ideas, que mis pensamientos no vayan tan deprisa.

Tengo necesidad de frío. Que congele mi corazón y que lo frene de calores. Tengo que reflexionar sobre todo lo ocurrido este verano. El calor revolucionó la vida y alteró mi tranquilidad y sosiego de la primavera. Los cambios bruscos de sentimientos producen alteraciones con cicatrices que son necesarias restañar.

Han volado besos y caricias y han llegado nuevas ilusiones que tendrán que dejar su nuevo poso. No somos anaqueles de cambios de libros con nuevas historias. Somos harina que cuecen panes olorosos. Frío que de noche te encoge tu cuerpo para sentir tu corazón latir más cerca. Necesito el frío en mi alma caliente. Y que la fina lluvia del otoño cree su cortina al mundo y me tape de lo que no quiero ver. Mirar dentro de mí y descubrir quién vuelvo a ser.

Solo la pasión es consciente de la belleza pura.    


Necesito volver a nacer