jueves, 2 de enero de 2014

Existo



Decía un silogismo de mi niñez que todo lo que tiene principio y fin, existe.
Y creo que es verdad, porque tomo un huevo, lo casco, lo frio y me lo como y existió.
Veo unos ojos, me enamoro, me desamoro, y existió.
Planto una semilla de trigo, la riego, le da el sol, se angosta, la hago harina, y el pan que sale lo comemos y existió. 
Pero no sé si yo existo, nacer nací, vivir vivo, regar estoy regado. Y el sol y el agua me dan en la cara. Pero existo? Esta primera premisa está diseñada desde la existencia exterior. De la visión al otro, de la observación a lo que te rodea. Y es cierto desde ese punto de vista.
Y si no muero? No tengo fin? No existo entonces? 
Y si un día se acaba el mundo? Deja de existir?

Estaremos allí para comprobarlo…